Declararación de Principios

Nuestro establecimiento como institución educativa, tiene el convencimiento de que la formación de los niños y niñas y las habilidades que le podamos entregar durante los primeros años de vida, serán la base para desarrollar una etapa escolar exitosa y una vida más plena en la cual tenga las herramientas necesarias para forjar su felicidad y ser una persona que contribuya positivamente a la sociedad.
Los principios y valores que inspiran nuestro quehacer educativo, está orientados por la declaración universal de los derechos humanos y la convención sobre los derechos del niño.
Junto a lo anterior, y como parte de nuestra ideología, es que:

  • Creemos que toda persona humana es un Ser en relación con Dios, con los demás y consigo mismo.
  • Creemos que la familia es la primera educadora de los hijos, a la que el Jardín Infantil acompaña, ofreciendo medios y oportunidades para realizar una mejor labor.
  • Creemos en una sociedad solidaria que construye la fraternidad, las buenas relaciones entre todas las personas en un clima de respeto, ayuda, tolerancia y libertad, en contraste con los modelos individualistas y competitivos.
  • Afirmamos que la educación es un proceso, cuyo protagonista es el niño. Promueve el desarrollo de la autonomía personal y le ayuda a descubrir las cosas por sí mismo.
  • Creemos que la educación busca el desarrollo armónico e integral de los párvulos y prepara para la vida.
  • Creemos en una educación que busca el desarrollo de las habilidades intelectuales de los párvulos, para que puedan organizar más adecuadamente los contenidos culturales que el mundo actual les ofrece.

A partir de lo anterior postulamos:

  • Una educación en la cual cada niño y niña se sienta plenamente considerado en cuanto a sus necesidades e intereses.Una educación en la cual cada niño y niña sea el protagonista de sus aprendizajes a través de procesos de apropiación, construcción y comunicación.​​
  • Cada niño y niña independiente dela etapa de vida y del nivel de desarrollo en que se encuentre, es un ser único con características, necesidades, intereses y fortalezas que se deben conocer, respetar y considerar efectivamente en toda situación de aprendizaje.
  • El proceso de enseñanza aprendizaje debe generar en los niños y niñas un sentimiento de confianza en sus propias capacidades para enfrentar mayores y nuevos desafíos.
  • Las situaciones de aprendizaje que se ofrecen debe favorecer la interacción significativa con otros niños y adultos, como forma de integración, vinculación afectiva, fuente de aprendizaje, e inicio de contribución social.​
  • El niño como persona es esencialmente indivisible, por lo que enfrenta todo aprendizaje en forma integral, participando con todo su ser en cada experiencia que se le ofrece.
  • Una situación educativa ofrece mejores aprendizajes cuando considera y se relaciona con las experiencias y conocimientos previos de las niñas y niños, responde a sus intereses y tiene sentido para ellos.
  • El juego tiene un sentido fundamental en la vida del niño y la niña por lo que en las situaciones de aprendizajes debe primar el carácter lúdico.